Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Titter Facebook

 

HORAS DEFINITIVAS

Titubeos peligrosos

 

Por Pablo Méndez

Dicen que en política un minuto es demasiado.

 

Una vez que se cayó la posible candidatura a la gubernatura de Ricardo Gallardo a través de la coalición Morena-PVEM-PT y Nueva Alianza, asoman algunos indicios de que en el PAN podrían envalentonarse y buscar deshacer su coalición con el PRI-PRD y Conciencia Popular.

 

Hay que recordar que la alianza PAN-PRI se fraguó ante el riesgo que representaba la unión de Morena con el PVEM, tanto por la fuerza por de faul que ya se le da al partido de López Obrador, como por la posibilidad de que quien encabezara la candidatura a la gubernatura fuera Ricardo Gallardo.

 

A todos les dio escalofrío imaginar un gobierno con políticas estilo Cuarta Transformación, ya probadas y padecidas, combinadas con prácticas de la Gallardía, corregidas y aumentadas por el partido verde, todas ya muy conocidas en San Luis Potosí.

 

En el momento de mayor expectativa de riesgo todos se agruparon, se persignaron, se perdonaron y se juraron amor del bueno para enfrentar la tormenta. Hasta aquí todo bien.

 

Sin embargo, una vez que fracasó la coalición de Morena con el Verde y, con ello se canceló la posibilidad de la candidatura gallardista, los panistas comienzan asomar a ver el sol y, fustigados por políticos inmaduros, bisoños, imaginan un triunfo para ellos solos, incluso, encabezado por uno de los suyos. Olvídense de Xavier Nava.

 

Hace unos días comentábamos que la alianza entre el PAN y el PRI era casi heroica, definición que pareció un exabrupto. No lo era. Lo que pasa es que el riesgo, por el que a todos les dio escalofrío, era de ese tamaño, y lo sigue siendo.

 

Hay miles de potosinos que, luego de dos años de padecer las mentiras, errores, tropiezos, incongruencias y demás daños al país, siguen creyendo que López Obrador y su 4T van a enderezar el barco, que van a cambiar. Imposible. La cosa se va a poner peor.

 

Para el PAN y el PRI la tormenta política sigue, no ha amainado. Acción Nacional necesita tanto al PRI como el PRI a los panistas. El PAN olvida que los priistas tienen el gobierno del Estado, que cuentan con una fuerte estructura partidista y que podrían aportar entre 10 y 15 puntos porcentuales de la votación.

 

Si los panistas quieren hacerse los guapos, despreciar la coalición y lanzar candidato “panista propio”, ello supondría un equilibrio de competencia electoral, donde volveríamos al principio, con un posible triunfo de Morena, incluida una fuerza gallardista y del verde enquistada en un eventual gobierno. Parece que vuelven los escalofríos.