Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Titter Facebook

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

LOS PUNTOS DE LA MARIQUITA 

EL GRINCH Y LA DEPRESIÓN

 

Por: Alfonso Macías

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Apenas a mediados de enero, en este nuevo año, comenzamos a ver cómo mucha gente empieza a salir de su depresión de fin de año.

 

La temporada navideña, ansiosamente esperada por muchos, pero desmesuradamente desagradable para otros, coincide además, con el final del año e implica un importante cierre de ciclos, y a su vez conlleva una enorme presión y compromiso social.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

En tiempos de “los exitosos” (el “éxito” debe conseguirse a toda costa, pero lejos de significar “felicidad”, se ha convertido en sinónimo de “dinero y poder”), las exigencias sociales se han convertido en una carga enorme para todas aquellas personas que por diferentes razones no han cumplido con aquello que les es impuesto, aunque esta exigencia sea meramente virtual.

 

El fin de año y los tiempos navideños, coinciden además con la temporada vacacional donde en general existe la oportunidad de frecuentar personas queridas a quienes no siempre podemos (o queremos) ver.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Sumado a eso, la ausencia, por diferentes razones, de algunos seres queridos, se hace más notoria y profunda la temporada y eso pega muy adentro.

 

La conjunción de estos factores, lejos de generar las tan publicitadas armonía y felicidad, genera nostalgia melancolía y tristeza en una gran cantidad de personas.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Sumado a ello, aún teniendo las cantidades extras de dinero que implican los aguinaldos, el dinero se vuelve una preocupación por los desmedidos gastos que hacemos para cumplir con una serie de compromisos de los que es muy difícil evadirse: regalos, cenas, visitas obligadas y si tenemos suerte, alguna vacación.

 

La obligatoriedad que se ha generado en torno a las fechas con respecto a la felicidad, resulta abrumadora.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Este año en particular fue notorio, a través de las redes sociales ,la cantidad de personas a quienes disgusta esta temporada y resultó satisfactoria, no solamente la sinceridad en sus palabras, sino la reflexión, el reconocimiento público de las emociones que generan y el acompañamiento en otras muchas personas que solidarizan sus sentimientos y pensares.

 

Pareciera ser que en muchos casos la Navidad es en realidad una temporada de felicidad fingida: los intercambios de regalos, son más ahuevo que espontáneos, y no se diga las convivencias anuales, fiestas y posadas que organizan las empresas, dependencias y oficinas.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Todo esto, al igual que otras fechas, se relaciona directamente con el mercado.

 

Al mercado no le interesan nuestras emociones; le importa vender, como sucede en otros días comerciales: 14 de febrero, 10 de mayo y demás, y últimamente se han puesto de moda Muertos e Independencia.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

No, al mercado no le importa si nos sentimos bien o mal. Le importa que vengamos y compremos; que consumamos cosas de lo más cursis, que vamos a tirando: detallitos, juguetitos, gorritos, cuernos de reno, suéteres y toda clase de accesorios que tendrán una vida útil (o inútil) muy limitada.

 

El comercio busca que regalemos cosas que seguro pasarán al ropero, con la intención de ser regaladas otra vez, y que probablemente de ahí, irán a la basura.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Le interesa que nos subamos al tren de la temporada, y decoremos con todo tipo de plásticos y materiales desechables, sin importar su biodegradabilidad o la agresión que recibirá el medio ambiente, porque ahora, hasta las decoraciones pasan de moda.

 

Nos enloquece (tratando de “hacernos entrar en sintonía”) con toda clase de villancicos y canciones navideñas en todos los establecimientos comerciales, desde mediados de noviembre.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Pero sobre todo, le interesa que comamos. Que comamos mucho mas allá de la saciedad; que obviemos cualquier limitación; total, siempre encontraremos la manera de pagar un gimnasio, un tratamiento para adelgazar o cualquier cantidad de medicamentos para combatir la diabetes, el colesterol, los triglicéridos y la gastritis, porque comer y consumir son el único remedio que el mercado plantea para mitigar nuestra angustia y ansiedad.

 

 

"FOTOGRAFÍA TOMADA DEL INTERNET"

 

Tal vez sería más practico, para este año, que en lugar de ponernos a dieta o hacer ejercicio, consultemos a un psicólogo.


 

Alfonso Macías


 

LUDOTECARIO/ACTIVISTA/LOCUTOR Conductor de “LA HILACHA VOLADORA” en Radio Universidad de San Luis Potosí.

 

Activista en favor de los derechos LGBT.

 

Letrado en Educación Sexual y Derechos Humanos y Género. Fundador de la A.C. “Apoyo Mutuo entre Familias Diversas”, dedicada al estudio y el trabajo de temas relacionados a las poblaciones de la diversidad sexual y colaborador de Archivos y Memorias Diversas en la organización del Seminario Histórico LGBTTTI Mexicano, El Taller de los Martes y el Jotitour.

 

Recientemente fue reconocido como parte del grupo Guerrilla Gay


 

Para cualquier duda, propuesta o aclaración, con gusto te responderé si me escribes a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o sígueme en mi página de Facebook: www.facebook.com/alfonsoludico