Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Titter Facebook

CAMINANTE

ELÍAS PECINA Y YOLANDA CEPEDA AL PRI ESTATAL, MÁS DE LO MISMO

 

Imposición de Mireyes y corrupción tronaron al partido y, con emisarios del pasado jamás levantará la cabeza

 

Por: Toño Martínez

Herido mortalmente por la corrupción que llegó a sus peores niveles en sus 80 años de vida durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, que lo condujo a una derrota electoral vergonzante el 1 de Julio del 2018, el Partido Revolucionario Institucional no aprendió la lección y sigue descarriado en su débil intento por restaurar estructura y su permanencia en el escenario político nacional.

 

Ejemplo irrefutable de que los priistas, o más bien los Mirreyes del tricolor,

 

-aquellos que se consideran por encima de cualquier estructura del partido - no sueltan el viejo y oprobioso esquema de imposiciones y dominio, y sostienen la separación de clases en lo interno se está dando en San Luis Potosí, con la renovación del Comité Directivo Estatal programada para el 26 de Enero.

 

Para ese proceso, por acuerdo de quienes mueven los hilos del partido, solo se registró una planilla con el ex Oficial Mayor de Gobierno Elías Pecina Rodríguez a la cabeza y Yolanda Josefina Cepeda Echavarría como secretaria general.

 

No hay más; los dueños del PRI ni aunque estén boqueando como los peces cuando les falta oxígeno, no quieren soltar el control del partido  ni abrirse a la renovación.

 

Tienen miedo de perder los pocos privilegios que les quedan, por un lado, y por el otro carecen de inteligencia para entender que México cambió y que sistemas caciquiles están bien enterrados. Su chip está oxidado.

 

En ese contexto, la poca militancia leal no cuenta; suponen que siguen siendo la manada que puedan mover a su antojo hacia donde les convenga. Y que equivocados están.

 

Volviendo al  caso San Luis, Elías Pecina Rodríguez no tiene más trayectoria que haber sido compañero de trabajo del gobernador Juan Manuel Carreras López cuando estuvo al frente de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, y coordinador de su campaña electoral.

 

Eso le ganó que lo premiara Carreras López como Oficial Mayor de Gobierno, cargo que desempeño de forma accidentada con señalamientos al por mayor.

 

En cuanto a Yolanda Cepeda Echavarría su único antecedente partidista fue su paso artificial como alcaldesa de Aquismón, no por méritos propios sino por un padrinazgo fuerte, cargo que utilizó para desatar una persecución furibunda de panistas al grado de inventar delitos contra figuras prominentes para encarcelarlos, y desarrollar una administración selectiva en apoyo a priistas no a la población abierta.

 

Todavía le falta clarificar la denuncia que por desvío de unos 30 millones de pesos presentó en su contra el presidente actual, Oscar Suárez.

 

Valdría la pena aplicar a  Elías Pecina y a Yolanda Cepeda un test para ver que tanto saben del Programa de Acción del PRI con sus 6 ejes rectores aprobado durante la XXII Asamblea Nacional de ese partido; si conocen los estatutos, las reformas, el compromiso social del PRI  y todas esas cosas ideadas pero arrumbadas.

 

Francamente no se ve ni por donde el PRI estatal puede ya si no reconstruirse, al menos permanecer en la mente de los potosinos. Con los  mismos de siempre no lo van a conseguir ni yendo a bailar a Chalma.

 

Y ello frente a la renovación de la Gubernatura, diputaciones locales y presidencias municipales en el 2021 solo vaticinan que seguirán hundidos.