Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Titter Facebook

CAMINANTE

¡NO ME AYUDES COMPADRE!

 

-CORRUPCIÓN ALCANZADA POR PEÑA NIETO, INTRICA MÁS LA ASPIRACIÓN DEL PRI A RECONSTRUIRSE

 

Por: Toño Martínez

“Do not help me Buddy” es el grito sordo que salió de las escasas voces – en español, claro - que conserva el PRI y que intentan reconstruirlo, al saberse ayer que el Gobierno priista de Enrique Peña Nieto hundió a México en la peor corrupción en la historia del país, y con ese antecedente le dio la estocada final a las aspiraciones del tricolor, o al menos lo catapulta a años luz para poder resurgir.

 

Aunque ya sabida, el Índice de Percepción de Corrupción 2018 de Transparencia Internacional, colocó al país en la ubicación exacta de la podredumbre que alcanzó el sexenio anterior, y el nivel de desconfianza y rechazo al tricolor se fue más allá del fondo.

 

Y porque?, sencillamente porque el corrompido sistema que creó políticas públicas sociales más con sentido electorero que asistencial, degeneró en subir el índice de pobreza extrema hasta alcanzar a 53.4 millones de mexicanos, de los cuales 7.6 millones están en miseria extrema de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social.

 

La inseguridad se triplicó y llegó a sus peores niveles, el atraso en desarrollo material fue evidente y el desempleo atroz.

 

Por culpa del sexenio peñista, México ocupa la posición 138 de 150 países en corrupción es decir creció 18 puntos, y llegó al último lugar entre los 30 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo.

 

La impunidad permitió que, aun cuando se descubrieron, detuvieron o iniciaron carpetas de investigación contra funcionarios corruptos, nunca se les tocó el resultado de sus transas y los miles de millones de pesos mal habidos están intocables; se les regresarán al salir de prisión.

 

En ese entorno, el PRI renovará su dirigencia nacional este año y en San Luis Potosí su Consejo Político Estatal “eligió” a Elías Pesina Rodríguez y a Yolanda Cepeda Echevarría como sus dirigentes estatales.

 

Si a la loza de la corrupción se le agrega que este año el PRI nacional solo tendrá un presupuesto de 800 millones de pesos contra 850 millones de PAN y 1,557 de Morena, peor el asunto de su resurrección.

 

Tampoco puede aspirar para promover reencuentros el dinero del Estado ni de Ayuntamientos como en antaño; menos de los priistas distinguidos que también emigraron a otros partidos, y de las cuotas de la militancia ni se diga porque jamás se tuvo la cultura del pago de cuotas y menos ahora.

 

¿Regalar despensas, láminas o bloques para acercarse a la gente y atraerlos a la reafiliación o afiliación, ya no funciona y además de dónde.

 

Peña Nieto le dio el puntillazo, su suerte se la deben al presidente que dañó severamente al país y que como dice el dicho “ ni como ayudarlo”.