Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Titter Facebook

 

EL NIDO DE LA IGUANA PERTURBADA

NUNCA LE DIGA A UN ENFERMO DE DEPRESIÓN “ECHALE GANAS”

 

Por José Arturo González Guerrero

O se arriesga a que le miente la madre.

 

“La salud mental es el estado de equilibrio entre una persona y su entorno socio – cultural, y que garantiza su participación laboral, intelectual y de relaciones con el fin de alcanzar bienestar y calidad de vida”

 

Cualquiera que sea el tipo de depresión que padezca una persona, es completamente ajeno a su voluntad tal como lo son los diferentes tipos de cáncer o diabetes, no es con “ganas” como se curan las enfermedades.

 

Hasta el momento se han identificado 44 genes asociados directamente a la depresión. Treinta de ellos no se conocían antes. Además, hallaron otros 153 que pueden tener cierta influencia en el padecimiento.

 

Lo anterior no está bajo la dudosa y frecuente cita “Un estudio reveló”, se trata de un metaanálisis genético publicado por la revista Nature y es coautoría de alrededor de 300 científicos de 161 instituciones de diversos países, donde se comparan los resultados de estudios realizados en 135,458 casos de TRASTORNO DEPRESIVO MAYOR y 344,901 controles.

 

El descubrimiento de genes asociados a la depresión, validan de alguna manera, la sospecha de que este trastorno mental puede ser hereditario.

 

En otros casos la depresión es además un síntoma o efecto secundario de otras enfermedades como cáncer, diabetes o Parkinson, o incluso como una falla en la microbiota.

 

Y desde luego un diagnostico especializado revelará si el sujeto tiene un trastorno químico que requiere ser equilibrado mediante fármacos.

 

Además no existe “La depresión”, es necesario diagnosticar con precisión el tipo de depresión que padece la persona, y puede ser:

 

DEPRESIÓN MAYOR tiene un origen más biológico o endógeno, con un mayor componente genético y menor influencia de factores externos. Puede aparecer de manera recurrente y, en algunos casos, guarda una cierta relación con la estación del año.

 

DEPRESIÓN REACTIVA, causada por una mala adaptación a circunstancias ambientales estresantes.

 

DISTIMIA, antiguamente conocida como neurosis depresiva, que se caracteriza por un cuadro depresivo de intensidad menor a los anteriores, de evolución crónica (más de dos años), sin periodos asintomáticos y con sentimientos de incapacidad y somatizaciones. Este último tipo de depresión parece guardar una relación más estrecha con la forma de ser y con el estrés prolongado.

 

DEPRESIÓN ENMASCARADA, aparece como molestias orgánicas -somatizaciones- o cambios en la conducta.

 

En muchos casos el sujeto deprimido puede ser funcional, es decir, cumplir con su rutina laboral y social de manera aceptable, y pocas personas se darían cuenta de su padecimiento, pero en la mayoría de los casos este trastorno es evidente e incapacita al sujeto.

 

Es por esa razón que en México, desde el 2012 se han hecho esfuerzos y propuestas para que se considere el trastorno depresivo y otras enfermedades mentales como un asunto de salud pública y como un factor incapacitante en el sector de la población productiva que la padece.

 

En México los trastornos mentales que más afectan a la población son: Depresión 7%, Angustia 7%, bipolaridad 1.6 %, trastornos obsesivoa 1.1 %, esquizofrenia 1 %, y se estima que uno de cada cuatro mexicanos entre 18 y 65 años de edad sufrirá un padecimiento mental, pero solo uno de cada cinco recibirá ayuda profesional.

 

Negar los aspectos terribles de la realidad (inseguridad, economía inestable, guerras, etc.) no ayuda al sujeto depresivo, tampoco obligarlo a bañarse, salir a caminar, ver niños jugando bajo el sol, o acariciar un gatito, o rezarle a cualquier Dios… No, si no está bajo tratamiento médico profesional.

 

El médico diagnosticará el tipo de depresión que sufre el sujeto y decidirá si le prescribe fármacos, antidepresivos), si conviene cambiar de entorno o incluso ser institucionalizado, y si requiere de terapia psicológica y/o un programa de actividad física (ejercicios aeróbicos).

 

Evitar el suicidio es imposible, una persona decidida a quitarse la vida lo hará tarde o temprano; con frecuencia vemos notas en la prensa de “rescate de suicidas”, civiles o policías que intervienen para evitar que alguien se arroje de un puente, sin embargo no se les da seguimiento ni acompañamiento.

 

En el estado de Nuevo León, en la década de los ochentas, a un suicida fallido se le procesaba por intento de homicidio (contra sí mismo), ignoro si en la actualidad es otro el procedimiento, pero entonces se “perdonaba” la condena si el sujeto se comprometía a recibir tratamiento psiquiátrico.

 

¿Qué hacer frente a la depresión que sufre un amigo o familiar? Buscar ayuda profesional urgente y nunca, nunca, decirle: “Échale ganas”.

 

edito

Ubicación de Oficinas Fan Page RedSL.MX Agencia Creativa