Vinaora Nivo Slider

Titter Facebook

 

INEVITABLE ESPIRAL DE DESPIDOS MASIVOS EN LOS 58 AYUNTAMIENTOS

 

LAUDOS LABORALES Y NÓMINAS EXCESIVAS TRUENAN SUS FINANZAS; 16 EN RIESGO DE SER EMBARGADOS

 

Por Toño Martínez

14:55h

Ciudad Valles.-Los 20 Ayuntamientos de la Huasteca Potosina, como los restantes 38 del Estado, entrarán en una nueva vorágine de despido masivo de personal a partir de Enero – algunos ya comenzaron-, para frenar la quiebra técnica derivada de millonarios laudos laborales que están obligados a cumplir, y a la excesiva nómina que recibieron de administraciones anteriores.

 

Solamente este rubro de egresos, la nómina, consume hasta más el 90% de los recursos que obtienen por participaciones estatales e ingresos propios.

 

Aunque a simple a vista la medida parece injusta, y lo es en gran parte porque dejará sin empleo a miles de empleados tanto de nuevo ingreso como con décadas de desempeño, no tienen los alcaldes en lo práctico ningún plan “B” en el formato actual, para que los puedan salir del sótano deficitario.

 

No están demostrando tampoco, capacidad tampoco para emprender planes de trabajo directos y solo los programas etiquetados con recursos federales del Ramo 33 evitará que caigan en la parálisis, a pesar de que vendrán también muy limitados.

 

Pero, lo que si pueden hacer los presidentes municipales, es dejar de lado la modorra y la pasividad comodina, abrir la visión y poner en marcha ya, agresivos planes de promoción empresarial de cada municipio, dejar sus oficinas para salir en busca de dinero federal y de inversionistas ofertando los recursos con que cuentan sea naturales, culturales, de aventura, mineros, en materia de producción agropecuaria, industrial, salud naturista que es una tendencia que crece, todo ello acompañado de estímulos desde tributarios hasta de espacios y por supuesto simplificación de trámites para atraer capitales.

 

Adrián Esper Cárdenas, alcalde de ciudad Valles, Antonio Acosta Medina de Tamazunchale, Grecia Esmeralda Sánchez de Tamuin, Crispín Ordaz Trujillo de Ébano, Alain Azuara Robles de Tanquián, Oscar Suarez Morales de Aquismón o Martín Eduardo Martínez Morales del Pueblo Mágico de Xilitla, como todos los demás, se toparon con vacío de dinero y cuantiosos pasivos el 1 de Octubre del 2018 cuando asumieron el poder, y se les enfrió la alegría y la sonrisa.

 

Antonio Acosta Medina, alcalde de Tamazunchale por ejemplo, recibió el Ayuntamiento con una plantilla laboral compuesta por 1197 empleados cuya nómina equivalía a 10.5 millones de pesos que consumía el 70% de su techo financiero.

 

Una medida inmediata no grata pero necesaria que aplicó, fue reducir al personal hasta quedar solo con 968 es decir 229 menos y en consecuencia disminuir la nómina a solo 8 millones de pesos, cuidando eso sí de pagar las liquidaciones de ley para no generar nuevas demandas laborales.

 

Su meta es dejarla en 7 millones de pesos, y para ello continuará con los ajustes de personal.

 

Y es que recibió también como herencia de Gobiernos anteriores 250 laudos laborales en curso muchos de ellos, a los que está haciendo frente a costa de sacrificar otros rubros.

 

Igual sucede en Ciudad Valles con Adrián Esper Cárdenas que aun arrastra el problema de insuficiencia de recursos económicos para atender servicios y emprender obras propias, luego de haber recibido las arcas municipales vacías y con deudas dejadas por Jorge Terán Juárez que ascendieron a 187 millones de pesos y 50 millones más por laudos laborales a pagar, no ha hallado la punta a la hebra para salir del agujero negro.

 

Lo único en ese sentido, fue reclamar al Gobierno estatal un incremento en las participaciones que por lo menos llegue al 4% (unos 2 mil millones de pesos anuales) por ser correspondiente a lo que el municipio genera en captación de impuestos para el Estado.

 

Terán Juárez a su vez, heredó de Juan José Ortiz Azuara 30 millones en adeudos, y este 80 millones del Gobierno de Socorro Herrera.

 

Recordemos que por un laudo laboral en la administración de Miguel Romero Ruiz Esparza en Valles (1985- 1988), fue embargada la Unidad Deportiva Norte por cuatro trabajadores despedidos sin liquidación, y se tardaron décadas en recuperarla.

 

Cada municipio tiene el mismo problema y eso les dificulta llevar a cabo planes de trabajo.

 

Un caso extremo fue el de la Capital del Estado, donde el actual alcalde Xavier Nava Palacios recibió adeudos por 1,250 millones de pesos de su antecesor Ricardo Carmona Juárez.

 

Peor está el de Rioverde, donde la administración municipal actual que encabeza José Ramón Torres, está condenada a pagar más de mil millones de pesos al ex alcalde Margarito Ortiz Saldívar, por un préstamo de 23 millones de pesos que dijo, hizo en 1983 al Ayuntamiento, y que al no serle cubierto generó intereses que suman esa cantidad en la actualidad.

 

En este momento, como informó la presidenta del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje, Rosa de Guadalupe Cervantes Gamboa, 15 Ayuntamientos están amenazados con embargos, porque no han cubierto laudos laborales a trabajadores despedidos desde administraciones anteriores.

 

El panorama económico para los Gobiernos municipales es sumamente escabroso porque además de los adeudos que enfrentan todavía conservan nóminas muy altas, y el paso inmediato es reducirlas recortando personal.

 

Tampoco han tenido éxito, o ni siquiera han puesto en práctica acciones para recuperar la cartera vencida que arrastran en pagos del impuesto predial, que en promedio es del 40% de su universo de contribuyentes.

 

No solo correr trabajadores será la solución, sino demostrar que si llegaron a donde están es porque la gente consideró que tenían capacidad para resolver problemas, no lamentarse de tenerlos.

 

Ubicación de Oficinas Fan Page RedSL.MX Agencia Creativa